domingo, 11 de abril de 2010

PRESENCIA DE LA MUJER EN LA FIESTA DE LOS TOROS: DESDE SUS ORIGENES A NUESTROS DIAS (Capitulo VII)


LA MODA DE LAS MUJERES TORERAS
Por El Zubi
En esta década de los setenta surgieron muchas mujeres toreas de las que cabe reseñar por lo anecdótico y folclórico a dos: Rosarito de Colombia y Alicia Tomás. La primera de ellas colombiana de Medellín. Joven y guapa torera, venida a España desde su país se instala en Andalucía. Toreó mucho entre 1974 a 1976, sobre todo compartiendo cartel con la afamada “vedette-torera” Alicia Tomás, ya que a ambas las llevaba Manolo Lozano. Rosarito de Colombia sufrió aquí un verdadero acoso para que no toreara, incluso con amenazas telefónicas nocturnas. Entre 1974 a 1982 toreó una media de 26 novilladas por temporada. Se fue de los toros muy resentida del machismo profundo que sufrió. 
Alicia Tomás, catalana de Barcelona, siguió los mismos pasos de toreras como Soledad Miralles o Carmen Murillo, que dejaron las tablas de los escenarios por los ruedos. Su carrera taurina duró tres años, mató 200 reses y se fue de los ruedos orgullosa de haber toreado en las mas importantes plazas de España, menos en Sevilla. De estos años es también la torera Mari Fortes, joven y guapa, que ahora es además empresaria taurina, crítica taurina, ganadera y profesora de Escuela Taurina. Nació en Cuevas Bajas (Málaga) y formó parte de la cuadrilla de mujeres toreras que creó Paco Rodríguez. Llegó a actuar en más de 40 novilladas sin picadores en 1976. Se retiró en 1978.

MARIBEL ATIENZAR, LA EXCEPCIÓN QUE CONFIRMA LA REGLA
A principios de los ochenta surge una gran figura del toreo entre las mujeres. Una de esas claras excepciones que confirman la regla: la albaceteña  Maribel Atienzar, que será la primera mujer española de esta época que tome la alternativa como matadora de toros. Con 1,56 metros de altura y 43 kilos de peso logró en pocos años meterse a los públicos de toda España y América en el bolsillo de su diminuto traje de luces. Y lo consiguió con su simpatía, su garbo y su toreo femenino de verdad. Comenzó brillantemente su carrera de la mano de Paco Rodríguez. Debutó en Las Ventas el 2 de julio de 1977 con ganado de Pérez Tabernero, alternando con Manuel Rodríguez y Pepe Pastrana. Se levantó una gran polémica por su presentación en la principal plaza del mundo. Toreó aquel día divinamente  pero el presidente le negó injustamente las orejas, por lo que se vio obligada por el público a dar tres vueltas al ruedo. ”Demostré –dijo a la prensa la torera- que era capaz de despachar novillos de 500 kilos”. Sufrió varios percances en su carrera: roturas de clavícula, cornadas en la ingle y la cara, costillas rotas, puntazos en los muslos... Toreó 115 novilladas en 1978 entre España y América, y mantuvo un promedio de 80 o 90 corridas por año más 15 o 20 en América. Su punto débil fue la espada, con la que perdió muchos trofeos. Vuelve a México en 1981 donde toma la alternativa el 28 de noviembre en Pachuca, con Ernesto San Román de padrino y la matadora mexicana Raquel Martínez de testigo. Cortó 3 orejas ese día y se convirtió en la cuarta matadora de la historia. Confirma su alternativa en Bogotá el 26 de agosto de 1982 con Leónidas Manrique de padrino y Emerson Murillo de testigo. Vuelve a España ese año y se encuentra con una feroz oposición entre los toreros hombres que le hacen el boicot y la vida imposible para que no toree. Decide marcharse de nuevo a Colombia donde torea durante dos años y medio. Vuelve a España en 1986 y sigue encontrando los mismos problemas con el machismo fuera de los ruedos. Viendo que no la dejaban torear en ningún sitio se despide de los ruedos un 11 de julio de 1987 en un festival en San Feliú de Guixols. Mató 2.200 reses en toda su carrera. Se fue de los toros amargada del trato tan injusto que recibió ya que, al igual que hiciera Juanita Cruz, prefirió retirarse antes de renunciar a su alternativa.
RAQUEL MARTINEZ, CONTRA VIENTO Y MAREA

La matadora mexicana Raquel Martínez, se inscribe  en la historia como otras de las matadoras con alternativa que hubo. Natural de Tijuana (México) nació en 1952, aunque desde los tres años vivió en los EEUU, por  lo que hay que considerarla más norteamericana que mexicana. Comenzó a torear en 1971 y tras una brillante etapa de novillera en la que mató 200 novillos, tomó la alternativa el 20 de septiembre de 1981, de manos de Adrián Romero  y de testigo Rogelio Ledue. El toro de la ceremonia se llamaba “Tercate” de la ganadería de Trincheras, le cortó una oreja. Raquel Martínez toreó por toda Hispanoamérica cosechando importantes triunfos y llenando las plazas durante la década de los 80, aunque también encontró el boicot de sus compañeros, por lo que tuvo que dejar con amargura su profesión sin ni siquiera confirmar la alternativa. Poco a poco la fueron quitando de los carteles llegando a torear 6 corridas en 1991. Llegó a matar 500 reses bravas a lo largo de su carrera.
(Continuará mañana)


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.