miércoles, 9 de junio de 2010

LA AUTENTICA HISTORIA DE DON TANCREDO LOPEZ


LA FIGURA DE DON TANCREDO SE ESTA UTILIZANDO PARA REFLEJAR LA POLITICA DEL ACTUAL GOBIERNO
Por El Zubi
El Don Tancredo, o la suerte de Don Tancredo, era un lance taurino con cierta afición en la primera mitad del siglo XX. Consistía en que un individuo que hacía el Don Tancredo, esperaba al toro a la salida de chiqueros, subido sobre un pedestal situado en mitad del coso taurino. El ejecutante iba vestido con ropas generalmente de época o cómicas, y pintado íntegramente de blanco. El mérito consistía en quedarse quieto ya que el saber de la tauromaquia afirmaba que al quedarse inmóvil, el toro creía que la figura blanca era de mármol, y no la embestía convencido de su dureza, y que si embestía contra ella se rompería los cuernos. Esta suerte comenzó a conocerse en España en 1899 exactamente. Se trataba de estremecer y conmover al público con la más dramática representación torera. En todo caso un precedente más chusco y primitivo del Don Tancredo lo protagonizó el malagueño Juan García, a quien llamaban “el tío Carrasquiña”, que en 1850 hizo una suerte muy parecida al Don Tancredo. Se cubría el cuerpo por completo de de abundante hierba verde recién cortada y se colocaba delante de toriles quieto como un árbol. Cuando salía el toro, se acercaba muy despacio a él y cuando se disponía a comer la hierba Carrasquiña se meneaba brusca e inesperadamente y el toro salía huyendo despavorido, y esto como es natural causaba un gran regocijo y carcajada entre el público. La suerte llamada de Don Tancredo consistía en subirse en centro del ruedo a un pedestal, vestido de blanco y con la cara empolvada de blanco, y esperar allí inmóvil la salida del toro, que  llegaba hasta el pedestal, lo olfateaba y se iba a otro lado de la plaza. Durante varios meses repitió el tenso espectáculo con gran regocijo del público. Se rumoreaba que Tancredo hipnotizaba a los toros. Él tenía otra explicación para el fenómeno: el toro creía estar ante una estatua de mármol y temía romperse los cuernos si la embestía.
El origen de la práctica del Don Tancredo es pues en 1899, y se debe a un torero español natural de Valencia, de poca fortuna y nombre Tancredo López comenzó este espectáculo como un medio desesperado de ganar dinero en las postrimerías del siglo XIX.  Se sabe que Tancredo López en su juventud fue novillero pero tuvo poca suerte. Sus andanzas le llevaron unos años por América para probar suerte, y parece ser que estando en La Habana, en 1898, vio practicar este experimento a un mexicano José María Vázquez apodado el Orizabeño también conocido con el alias de “El Esqueleto taurino” , y debió pensar practicarlas en los ruedos españoles, sin que el destino le deparara el  desafortunado fin del mexicano, que practicando esta suerte murió aparatosamente de una fuerte cogida. Fue en Cuba donde Tancredo tuvo la idea del hombre-estatua al presenciar una parodia taurina de Don Juan.
Fue el 19 de noviembre de 1899 cuando practicó por primera vez la suerte del Don Tancredo en su Valencia natal, con un toro de Flores y con un éxito arrollador. Repitió la misma hazaña en idéntica plaza unos días mas tarde, el 26 de noviembre con igual éxito. Durante 1900 se prodiga por multitud de plazas francesas y españolas, presentándose en Madrid el 30 de diciembre de 1900 en la antigua Plaza de la calle Alcalá con un toro de Trespalacios, que por casualidades de la vida se llamaba Espantavivos, un cárdeno, lucero y corniabierto. El 1 de enero de 1901 repite su actuación en Madrid esta vez con un toro de Miura, que le volteó infiriéndole un puntazo en la espinilla de la pierna izquierda. El 13 vuelve a practicar la experiencia  también en Madrid con un toro de Biencinto. El espectáculo,   según las crónicas de la época fue impresionante, pues el toro llegó se acercó despacito a la fingida estatua, la olfateó y se despidió del pedestal repentinamente dando un fuerte hozicazo, persiguiendo luego a Don Tancredo por toda la plaza por piernas, hasta que pudo tomar el olivo y saltar la barrera. Pero la cogida mas aparatosa la sufrió en Madrid el 13 de junio de ese mismo año, en que un novillo de Anastasio Martín le infirió una grave cornada. El ministro de la Gobernación prohibió desde entonces el espectáculo y pasaron unos años sin que se practicara en nuestro país. Mas tarde volvió a autorizarse y surgió una legión de imitadores  que verificaban la suerte, y algunos de ellos con variantes, bien en color del traje, bien por la postura  o con cualquier circunstancia.   Tancredo López fue un novillero fracasado, natural de Valencia, que alcanzó cierta celebridad a principios del siglo XX introduciendo en el toreo el principio de la inmovilidad en una época en la que el toreo era más arte de destreza y de movimientos. Murió olvidado de todos en un hospital de Valencia en 1923. Con su muerte comienza una época de ademanes hieráticos en la tauromaquia. Entre los  numerosos imitadores se pueden mencionar: El Cojo Bonifa, Manuel Álvarez, El Arrongatito, El Fideísta, y las mujeres Olga Miñón, la francesa Mercedes Barta y la propia esposa del artista, María Alcaraz, Doña Tancreda, que sufrió en Madrid una grave cornada. Don Tancredo obtuvo un éxito extraordinario, y pronto se reflejó en los cuplés.»      
Normalmente el Tancredo era interpretado por personas desesperadas a la búsqueda de ganar dinero fácil y con poco que perder, ya que eran numerosas las cogidas que se producían. Así las cosas el Tancredo fue prohibiéndose por las autoridades, y ya a mediados del siglo XX realizaron las últimas representaciones. Una de las apariciones más populares del Don Tancredo es el interpretado por Fernando Fernán Gómez en la película "El Inquilino”. Este es pues el origen taurino del personaje, que tiene más aplicaciones de las que nos gustaría.
ZAPATERO Y DON TANCREDO
Decía el pensador y filosofo español, José Ortega y Gasset, que no podía conocerse la historia de España en su verdadera dimensión sin conocer previamente la historia de la tauromaquia. Y es que hay “Don Tancredos” en política y en el ámbito laboral. En cualquier parcela en la que alguien en lugar de “agarrar el toro por los cuernos” (otra metáfora taurina) se queda quieto esperando a que el problema pase de largo, tenemos un Don Tancredo. En el ámbito laboral los hay a puñados.
El periodista Miguel Ángel Aguilar decia hace pocos años en El País que “en Vitoria el lehendakari parece subido a su propuesta componiendo la figura de don Tancredo como si, acogido a la moral de la convicción, pudiera desentenderse de las consecuencias en la hipótesis de "la solución a tortas".  Se  asocia así la figura del torero Don Tancredo subido a su pedestal, ignorando el peligro que provoca poniéndese ante un toro bravo, con la figura del ex lehendakari vasco Ibarretxe subido a su “plan” o propuesta sin temor a que el rechazo de su plan lleve a una “solución a tortas”, cosa que él dijo quería evitar con su plan.
La expresión componer la figura de don Tancredo, hacer el don Tancredo, tener una postura tancredista, etc. se ha aplicado en la prensa al actual jefe de Gobierno al que se le achaca con ello que no se alarme ni adopte una postura más dura ante los planes independentistas de los nacionalismos periféricos y no vea el peligro que corre la unidad territorial de España si no se atajan a tiempo estas propuestas extremas. La expresión hacer el don Tancredo sería lo contrario de la expresión entrar al trapo (También no es equiparable a solo ante el peligro - título de la película clásica de Fred Zinnemann, con Gary Cooper como protagonista, Solo ante el peligro significa tener el valor de enfrentarse a alguna cosa sin ayuda de nadie. En los festejos cómico-taurinos, hoy en vías de extinción, era habitual la figura de don Tancredo, ese personaje que, subido sobre un pedestal en el centro de ruedo, esperaba a que el novillo saliera de chiqueros, permaneciendo inmóvil como una estatua, de suerte que el astado, tras observar con extrañeza semejante bulto, hacía caso omiso y dirigía su atención hacia otro lado. En política se entiende por 'dontancredismo' la deliberada pasividad frente a los problemas, confiando en que con el paso del tiempo acaben solucionándose solos. Cuenta determinada leyenda urbana que Franco tenía sobre la mesa dos carpetas con los siguientes epígrafes: «Asuntos que el tiempo ha resuelto» y «Asuntos que el tiempo resolverá».
Reminiscencias franquistas aparte, no cabe duda de que el político español contemporáneo que más se recrea en ese lance es Mariano Rajoy, un consumado especialista en encarnar a don Tancredo. Zapatero, menos experimentado en la suerte, ha querido practicarla con el toro de la crisis económica y el morlaco lo ha embestido, atropellándolo de muy mala manera. El problema es que las consecuencias del percance las sufre en sus carnes todo el graderío, y especialmente el sufrido tendido de sol.  Es evidente que si, en lugar de obstinarse en minimizar el alcance de la crisis, Zapatero la hubiera combatido activa y decididamente desde el minuto uno en torero con buenos lances valientes en vez de hacer el “Don Tancredo”, no se habría visto obligado dos años después a cargar una buena parte de la factura sobre las espaldas de los funcionarios públicos y de los pensionistas. Pero esto de lo que hablamos es otra historia…..que no sabemos si acabará con cogida grave, puntazo o simplemente con un revolcón. El tiempo dirá.En todo caso hay que apostillar que Tancredo López fue mas valiente que Ibarretxe, Zapatero y Rajoy juntos, pues él se enfrentaba cada tarde a la muerte y los politicos se lo llevan calentito a casa sin arriesgar nada. 




3 comentarios:

  1. Una gran alegría maestro Zubi el volverle a tener en el albero de Internet.

    Hoy mientras comía con un amigo, andaluz también, le he comentado su magistral crónica sobre Don Tancredo, a lo que me ha contestado: "pues ya es mala suerte, para no hacer nada o hacer tan poco, a mi me ha dao en tó el centro de la nómina. Que puntería tiene el jodio". Como habrá adivinado es funcionario.

    Como bien deja entender en su artículo, los toros son en muchas ocasiones un reflejo de la sociedad, y lo que esta pasando a mi recuerda mucho a lo que ocurre asiduamente en las plazas. Aquí en Madrid rara es la tarde en la que no hay división de opiniones respecto a la presidencia del festejo (unos se acuerdan de su padre mientras otros lo hacen de su progenitora) y la gran mayoria de las veces con toda la razón del mundo, pero muchas veces nos olvidamos que los verdaderos culpables son los empresarios que contratan toros de saldo conchabados con las figuras y programan festejos condenados a la quiebra con total desprecio de los aficionados, que observan la bronca a la presidencia mientras degustan placidamente de su habano y su güisky en sus palcos. Pues con la crisis esta pasando algo similar, independientemente de lo malo que sea el Presidente del Gobierno, el de aquí y el de otros paises vecinos, y de lo que hagan o dejen de hacer, lo que esta claro es que los verdaderos responsables de todo este fiasco, y con total impunidad, se estaran riendo tranquilamente mientras preparan sus vacaciones de este verano en algún paraiso tropical a bordo de su yate, mientras por otro lado, sin ningún pudor, nos aconsejan apretarnos el cinturón y que aceptemos cobrar menos si nos echan, todo en aras del sacrosanto mercado. A estos era a los que había que sacar a gorrazos de la plaza y no dejarles volver a entrarnunca más.

    Un saludo maestro.
    Florentino Areneros

    http://florentinoareneros.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Amnigo Zubi:
    Muy interesante tu articulo sobre D. Tancredo, lo de confundir a Tacredo con una estatua de marmol, era muy presuntuoso por parte del que lo explicaba, ya que se supone, que el toro conoceria con anterioridad lo que era el marmol y su dureza, cosa que dificilmente habria conocido en la dehesa, pero como explicación hacia la galeria quedaba bien y la dotaba de una cierta lógica. Lo que si es cierto y yo lo experimente con una becerra, es que si te quedas quieto sinmover ni un solo músculo, llega hasta cerca de ti, se para y despues de unos segundos, que a ti se te hacen horas, se suele marchar hacia otro lugar donde ve movimiento.
    En cuanto al simil de D. tancredo con Zapatero; Para ser Tancredo, hace falta conocer el peligro, verlo venir, esperarlo estoicamente y dejarlo marchar. Hace falta un gran valor para aguantar ese trance,valor que no está demostrando tener Zapatero,yo mas bien lo veo, dándole por supuesto un simil taurino, a aquel subalterno de la pelicula "El Litri y su sobra", que a la hora que sale su novillo, marcha de la plaza a llenar el botijo y espera fuera hasta que arrastran al toro.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hola !

    las fotos que publicas son de Don Jose Maria Vazquez el Orizabeño, el toreo donde se hace la suerte fue en Orizaba, veracruz... solamente para hacerle Honor a Don Jose que justamente murio haciendo su suerte....

    saludos

    ResponderEliminar

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.