lunes, 10 de septiembre de 2012

FERIA DE BELMEZ: CORRIDA EXITOSA Y ENTRETENIDA


L.R.G.
Belmez 8-9-2012

Ganado: dos toros de Luis Terrón, para rejones, bien presentados y nobles y cuatro toros de Zalduendo, aceptablemente presentados y de buen juego, aunque con las fuerzas justas. Segundo, tercero y sexto con más calidad.

Diego Ventura: rejón ( dos orejas) y rejón ( dos orejas)

Manuel Díaz “El Cordobes”: pinchazo hondo, estocada desprendida y cuatro descabellos (silencio) y estocada y dos descabellos ( dos orejas).

Juan José Padilla: estocada trasera( dos orejas y estocada trasera ( dos orejas).
:
Plaza: Algo más de media entrada en tarde de temperatura agradable.


La flojedad de los toros, condicionó de alguna manera, el desarrollo del festejo que se convirtió en populista gracias al toreo particularísimo de los dos matadores y el rejoneador intervinientes. Su carisma y su facilidad para conectar con un público agradecido y generoso, posibilitó que la gente saliera muy complacida de la plaza.
El primer toro de “El Cordobés”, al que recibió con un aseado saludo de capote, no era material idóneo para desarrollar el toreo que este torero necesita. Sin embargo, la gran virtud de Manuel Díaz es la sinceridad en la plaza, y eso, unido a su honradez, le ha convertido en un ídolo de masas. No se rinde nunca y su tesón le proporciona éxitos tarde tras tarde. El animal comenzó a mostrar falta de fuerza desde que salió, pero tras el puyacito, se acrecentó la debilidad y su labor, fundamentalmente, consistió en mantenerlo de pie. Sin embargo consiguió sacar muletazos de muy buena factura, sobre todo, con la izquierda. Unos saltos de la rana rubricaron la faena. Pena de la espada. Su segundo, con un poquito de más alegría, le permitió un recibimiento capotero aseado de las tablas hasta el centro. Con la muleta realizó una faena variada, no exenta de calidad, sobre todo en una serie de derechazos mirando al tendido. El toro era a contraestilo y “El Cordobés” puso todo lo que al toro le faltaba, que era mucho.

Con una larga cambiada recibió Padilla a su primer toro, para luego continuar con verónicas. El mismo diestro picó al toro, una parodia de la suerte de picar, como en toda la tarde, pues los animales no aguantaron un puyazo en condiciones. En banderillas, poderoso como siempre, destacó clavando al violín. Ya con la muleta realizó una faena variada y valiente, con excelentes naturales y desplantes que se jalearon. Con la espada un cañón. En el que cerró plaza más de lo mismo. Vistoso con el capote y entregado con los rehiletes. El toro, que era difícil y complicado por el pitón izquierdo, apunto estuvo de echarle mano un par de veces. Sin embargo su veteranía y oficio le hicieron solventar la papeleta. Remató con redondos agarrado al morlaco y desplantes. Otra vez la espada certera.

Abrió el festejo un toro apto para el rejoneo al que Ventura, de inmediato, encelo en el caballo. El animal, que se venía de largo y acometía con clase, fue el condimento que Ventura necesitaba para lucirse en su actuación. Siempre clavó al estribo, lo mismo rejones que banderillas. Sensacional la colocación de las cortas al violín y su posterior toreo de costado que encendió a la plaza. Un rejón certero puso las dos orejas en sus manos. Su segundo toro, el más grandote de la tarde, se apagó pronto y aún así, supo exprimirlo al máximo. Perfecto un par de banderillas a dos manos y cuando colocó el sombrero en el testuz del animal la plaza se vino abajo. Otro buen rejón y dos orejas al esportón.
Los tres salieron en hombros entre el beneplácito general.





Co






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.