jueves, 3 de noviembre de 2011

OSCAR REYES MENDOZA: EL TORERO BOMBERO


Hijo de Enrique Reyes “Niño de las monjas”, pundonoroso subalterno cordobés de la mitad del siglo pasado, nuestro personaje vivió  en casa desde chiquito   el ambiente taurino. Y hasta tal punto le embelesaba ver a su padre vestido de torero que bien pronto decidió ser como él. Pero, al contrario que su hermano Enrique, que soñaba con ser matador de toros, Oscar quiso ser, desde siempre, torero de plata. Lo tenía muy claro y aspiraba a ser un excelente subalterno porque le gustaban las banderillas y el capote y en casa tenía al mejor maestro.

Con dieciséis años se apunta a la escuela taurina de Córdoba y a ella asiste dos días a la semana a la salida del colegio. Oscar vivía para el toro y se entrenaba concienzudamente. Estaba obsesionado con que llegara la hora de debutar en público. Tras algunas salidas al campo a probarse ante las becerras, los profesores de la escuela taurina lo consideran preparado para torear y así, el 25 de julio de 1997, se viste por primera vez de torero en la plaza de Alcalá de Guadaira actuando a las órdenes del novillero cordobés Rafael Rosa. Ese fue el comienzo de una carrera brillante que le ha permitido torear en todas las plazas de España, llevando actualmente catorce años de profesional, con un bagaje envidiable, habiendo superado el número de quinientas corridas de toros (cerca de veinte en las Ventas de Madrid, quince en la Real Maestranza de Sevilla, trece en Nimes…) sin contar novilladas, festivales, novilladas sin caballos y becerradas. Un palmarés glorioso rubricado con prestigiosos trofeos conquistados, entre otras plazas, en las de Córdoba, Sevilla, Mont de Marsans, Huelva, Castellón….etc. y afortunadamente sin percance alguno. Solo recuerda dos volteretas en Sevilla, precisamente la tarde que se desmonteró por la colocación de un magnífico par a un  toro de Jandilla. Por esa actuación en la feria de abril de 2005 obtuvo el trofeo al mejor banderillero de toda la temporada sevillana.

Pero a pesar de ser uno de los mejores subalternos que ha dado esta bendita tierra en los últimos años, la crisis del sector le ha puesto en guardia. Y como hombre prevenido vale por dos, se ha asegurado el futuro y desde el día cinco de julio forma parte, como interino, de la plantilla del Consorcio Provincial de Extinción de Incendios de Córdoba, dependiente de la Diputación.  En estos meses se ha dado perfecta cuenta de que si como torero se la juega cada tarde, ser bombero también tiene su riesgo. Un altísimo riesgo y una gran responsabilidad. Y lo pudo comprobar el día que se estrenó como bombero pues  tuvo que participar en la recuperación de un fallecido que había quedado atrapado en un tráiler en La Carlota y al día siguiente otro accidente, en Fuente Carreteros, con tres coches involucrados.

No podemos confundir  bombero-torero con  torero-bombero, pues mientras el primero forma parte de un espectáculo bufo, el trabajo de nuestro personaje es de lo más serio y por su buen hacer  ha actuado a las órdenes de José Luis Moreno, Salvador Vega, Enrique Reyes, Manuel Díaz “El Cordobés”, El Fandi y Oliva Soto, llevando actualmente  varias temporadas enrolado en la cuadrilla del diestro malagueño Javier Conde. No oculta que le hubiera gustado formar parte de la cuadrilla del V Califa, al que admira profundamente y con el que coincidió en el ruedo en la alternativa de su hermano Enrique, también en la plaza francesa de Palavás y en un festival en Málaga.

La meticulosidad de la vida de Oscar, dedicado de lleno a sus dos profesiones, le lleva a tener anotados y perfectamente archivados todos los datos derivados de sus actuaciones taurinas desde que debutó. Así pues, tiene apuntados los pares de banderillas, los puntillazos y cualquier otro avatar que hubiera surgido cada tarde en su quehacer.

Este chico atlético ya no sube a las ermitas, como han hecho los toreros cordobeses durante décadas, y como también hacía su padre para mantenerse en forma. Ahora están los gimnasios con la última tecnología que le permiten una preparación mucho más completa. Tanto que compite en la modalidad de triatlón, habiéndolo hecho en Madrid, Sevilla y Marbella, entre otras localidades. Estar en forma le facilitará andar con soltura en la cara del toro y afrontar con decisión y arrojo cualquier situación extrema que se le presente en su condición de bombero.- L.R.G.

    




.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.