sábado, 1 de junio de 2013

PRIMERA DE FERIA DE CÓRDOBA: MORENO MARCA LA DIFERENCIA


L.R.G.
Ganado: toros de La Palmosilla bien presentados, nobles pero escasos de fuerza y casta. El segundo fue devuelto y salió un sobrero del mismo hierro.
José Luis Moreno: estocada tendida (ovación con saludos) y estocada ( dos orejas).
Manuel Jesús "El Cid": estocada ( ovación) y estocada (oreja).
Daniel Luque: estocada baja ( ovación ) y tres pinchazos y estocada desprendida ( palmas tras aviso).
Plaza: Los Califas, algo menos de media entrada. Tras el paseíllo se guardó un minuto de silencio por los tres aficionados fallecidos recientemente en la denominada cuesta negra.

Moreno sigue siendo garantía de que se va a ver buen toreo y ayer volvió a reivindicarse como torero de lío. En esta, su primera corrida de la temporada, dejó patente, una vez más, que la mala suerte esta aliada con él. No hay otra explicación ya que es de los pocos toreros del escalafón que interpreta un toreo pausado y profundo capaz de levantar al público del tendido. En su primer toro se encontró con un ejemplar justo de fuerza y raza al que intentó torear por derecho pero al animal le costaba embestir y todo quedó en pases arrancados de uno en uno. Una pena pues la disposición del torero de Dos Torres quedó más que patente. En su segundo, cuando la faena alcanzó el ecuador, con el toro mas ahormado y enseñado a embestir surgió el toreo poderoso de Moreno y las series estéticas y profundas por ambos manos convirtieron la plaza en un manicomio. Muy bien, muy seguro y con mucho gusto la labor del diestro. Otro triunfo en su tierra que esperemos le sirva para encauzar la temporada.
Volvía El Cid a Los Califas y no podemos decir que cambio la opinión de los aficionados. A su primer enemigo, que salió en sustitución de un toro inválido, lo toreó muy despegado y sin convicción. En su segundo se mostró algo más animado y consiguió algunas series sobre la izquierda aceptables pero sin acabar de romper. Faena correcta, sin más. La estocada, casi perfecta, puso en sus manos un trofeo.
Daniel Luque, se llevó el lote y no estuvo a la altura. En su primero, al que recibió muy bien con el capote, estuvo pródigo en adornos y florituras a un toro que pedía más. En el sexto tampoco estuvo el torero al cien por cien. El toro, noble y con transmisión, necesitaba enfrente un diestro con ambición capaz de poner la plaza boca abajo. Consiguió algunas tandas, que se nos antojaron pocas, ante la calidad del toro. En resumen faena aseada y justa.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.