lunes, 8 de agosto de 2011

INTERESANTE NOVILLADA EN LA FERIA DE ESPIEL


(7-8-2011)

Ganado: un novillo para rejones de Moreno Serna y tres de lidia ordinaria de Ana Pomar. Bien presentados, en puntas y fuertes, que dieron un juego desigual. El mejor el primero de lidia ordinaria.
 Moisés Escobar: rejón ( dos orejas).
José Carlos Carmona: estocada tendida y trasera ( dos orejas).
Rubén Lobato: dos pinchazos, estocada y descabello (oreja).
Rafael Reyes: tres pinchazos, media estocada y cuatro descabellos, tras aviso (ovación con saludos).
Incidencias: la plaza registró  media entrada en tarde de calor soportable. Moisés Escobar y José Carlos Carmona salieron a hombros.

El prudente y eficaz empresario Andrés Mora volvió a montar en la localidad de Espiel un festejo taurino con motivo de su feria y fiestas. En esta ocasión se trató de una novillada mixta sin caballos que resultó entretenida. La rejoneadora colombiana Yolanda Morales presentó parte médico y fue sustituida por el rejoneador Moisés Escobar, de Cártama (Málaga), no sufriendo alteración el resto del cartel que estaba compuesto por José Carlos Carmona, Rubén Lobato y Rafael Reyes.

Lo mismo que en su tiempo hubo fiebre por el tenis y posteriormente por la bicicleta,  hoy gracias a la baraja de magníficos rejoneadores que actúan en las diferentes plazas, la gente joven los tiene de referente. Eso es extraordinario para perpetuar esta modalidad de ejecutar el toreo. La cantera esta en ebullición. Este muchacho malagueño, con las carencias lógicas de todo novel, tiene las ideas claras y es constante. Su novillo, al que había colocado banderillas al quiebro a escasos dos metros del animal, se hizo el dueño del centro del ruedo cuando se cansó de no poder hacer presa en los vistosos caballos del joven jinete. Sin embargo, su tesón y palpable riesgo de las cabalgaduras, ante lo distraído y poca colaboración del eral, le permitieron, aún, colocar un par de banderillas cortas y una rosa. Zanjó la cuestión de un rejón y paseó las dos orejas.

 En lidia ordinaria habría la terna José Carlos Carmona que cumplió en el saludo capotero. Luego con la franela realizó una faena larga, pero con poca enjundia. Los pases en redondo y con la zurda se multiplicaron, pero sin el pellizco ese necesario para que la gente salga de la plaza dando pases. Mató pronto y logró doble trofeo.

Por su parte Rubén Lobato estuvo bullidor con el capote. Tomó las banderillas y salió del trance dignamente. Colocó dos pares arriesgando y uno al violín. Después no se acopló con el novillo y su faena muleteril se fue diluyendo en el tiempo. Sufrió una voltereta sin consecuencias. Mató con la zurda tras varios intentos y cortó una oreja.

Muchos seguidores de la capital para ver la actuación de Rafael Reyes. Con el percal realizó unos lances de dentro para afuera que remató con media cordobesa. Luego, con la pañosa, ya fue otro cantar. El novillo, el más incómodo del encierro, le vino largo. No encontró la distancia apropiada y el puñeterillo tornillazo del eral al rematar el pase, afearon la labor. Aunque tenemos anotados algunos  limpios y de buen trazo. Quede  a su favor la entrega, el tesón y la voluntad del chico. Para colmo se aperreó con los aceros, circunstancia que dio al traste con el deseo del respetable de premiarle con algún trofeo.

Los tres chavales, por su disposición, demostraron que quieren ser toreros. Y eso es lo importante. Esta carrera no es, precisamente, un camino de rosas.- L.R.G.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.