lunes, 17 de mayo de 2010

REPUBLICA, GUERRA CIVIL Y TOROS IV

                                 Imagen donde se vea a los toreros miembros
                                 de la Milicia Taurina. Marcado con una "x" Litri II 


HISTORIA DEL BATALLON GALAN, LAS MILICIAS TAURINAS Y LA 96 BRIGADA MIXTA DEL EJERCITO POPULAR, CONOCIDA COMO LA “BRIGADA DE LOS TOREROS”
Por El Zubi
En realidad todo cuanto sabemos de esta Milicia y de la 96 Brigada Mixta del Ejército Popular, se lo debemos al historiador catalán Javier Pérez Gómez, que en 2005 publicó el documentadísimo  libro "La Brigada de los Toreros. Historia de la 96 Brigada Mixta del Ejercito Popular", en el que da amplia luz sobre este grupo numeroso de toreros que cambiaron los ruedos por el frente de batalla.  El 85 Batallón de la 22 Brigada Mixta, se forma como punto de partida en junio de 1937 en Murcia. Al formarse esta Brigada, una parte considerable de los mayores y capitanes que pasaron a dirigir sus tropas eran antiguos novilleros y toreros que procedían de la 22 Brigada y a su vez todos estos oficiales se iniciaron en el Batallón Galán y las “Milicias Taurinas” en 1936. La 96 Brigada Mixta o “Brigada de los Toreros” se constituye pues con oficiales y soldados pertenecientes al Batallón Galán o “Milicias Taurinas”, toreros de segunda fila: algún matador poco conocido, novilleros, subalternos y picadores del sindicato la Unión Española de Picadores y Banderilleros de Toros y de la Asociación de Matadores de Toros y Novillos de Madrid. Estas Brigadas pertenecieron a la 39 División del XIII Cuerpo de Ejército Republicano.
Como quedó dicho en el capítulo 2º de esta serie dedicada a la Guerra Civil y los Toros, 1938 es el año de la dramática batalla del Ebro; caen Gadesa, Teruel, Castellón. En este año se distinguen en los frentes de guerra, sobre todo en el de Somosierra dos años antes y el de Teruel, la llamada “Brigada de los Toreros” (en realidad era la 96 Brigada Mixta del Ejército Popular), que estuvo compuesta por toreros y subalternos de segunda y tercera fila, pertenecientes al citado sindicato de toreros, en la que figuraron Luis Prados apodado Litri II, de Madrid aunque afincado en Fuenlabrada, con grado de comandante  o mayor. Otro miembro fue Juan Mazquiarán Beovide Fortuna Chico, que llegó a comandante y su hermano Raimundo, rehiletero. Los dos eran sobrinos de  famoso matador Diego Mazquiarán Fortuna. Junto a ellos iban como capitán Guillermo Martín Bueno, novillero; el capitán Manuel Vilches del Río Parrita, novillero y banderillero gaditano; Luis Mera Sánchez de Badajoz, banderillero; Silvino ZafrónNiño de la Estrella”. Rafael Barberá, banderillero; Saturio Torón, matador de toros. El teniente Enrique Torres Herrero valenciano y famoso matador de toros.

En realidad no hubo una milicia específica de toreros, sino toreros que estuvieron mandando tropas con el grado de oficiales y otros muchos que fueron soldados rasos. Los toreros, novilleros y subalternos que se alistaron a las milicias lo hicieron a título personal sin que tuvieran el apoyo expreso de ninguna agrupación o sindicato de la profesión taurina. Los antecedentes de la 96 Brigada Mixta del Ejército Popular hay que buscarlos en las Milicias Taurinas del Batallón Galán, que en agosto de 1936 estuvieron luchando en Madrid, en las sierras de Somosierra y Guadarrama. Los toreros madrileños formaron una agrupación de milicianos voluntarios impulsada desde la Asociación de Matadores de Toros y Novillos de Madrid que no dudaron en ir a combatir al frente a defender la República, mandados por Luis Prados Litri II, que recibió este mando de Jefe de la Unidad por ser Secretario de la Sección Autónoma de Novilleros dependiente de la citada Asociación. Hay que decir que desde el 17 de abril de 1936 la Asociación de Matadores de Toros y Novillos tenía una nueva junta directiva, que estaba formada de la siguiente manera: Marcial Lalanda, presidente; Antonio García Maravilla vicepresidente; Luis Prados Litri II, secretario;  Finito, contador; Alfredo Corrochano, tesorero; Cortijero, censor; y como vocales figuraban Fuentes Bejarano, Silvino Zafón el Niño de la Estrella, y Félix Almagro. Unos cuantos de esta junta directiva tuvieron por cierto un gran protagonismo en el llamado “pleito de los toreros mexicanos”. En los Archivos de la Guerra Civil de Salamanca existe un oficio de la Unión Española de Picadores y Banderilleros  de Toros, de 23 de julio de 1936, en el que esta entidad envía a la Agrupación Socialista de la Casa del Pueblo de Madrid, un listado de asociados que desean les faciliten las armas necesarias para la defensa del Régimen. Todos ellos fueron a parar al frente de Somosierra, a Buitrago concretamente, integrados en el “Batallón Galán”. Francisco Galán Rodríguez era antes de estallar la guerra teniente retirado de la Guardia Civil. El batallón y después la columna dirigida por Galán formaban parte del conglomerado de unidades que dieron forma al 5º Regimiento de Milicias Populares, controlado por el PCE. Pues bien este Batallón Galán o “Milicias Taurinas” se estabilizó a finales de julio de 1936 a 3 kilómetros de Buitrago, controlando la zona que va desde Buitrago, Cinco Villas, Lozoyuela, La Cabrera y Villa Vieja hasta los Gascones. No todos los toreros combatieron desde un principio bajo las órdenes directas de Galán, aunque mas tarde mandara el conglomerado de fuerzas de Somosierra. Es el caso de Luis Mera, novillero y banderillero de Badajoz, José Sánchez, Madriles II, Luis Ruiz, Lagartija, y Adolfo Guerra, que en el mes de agosto del 36 pertenecían  a la columna del Comandante Perea.

                                  En la imagen Luis Prados "Litri II"
En el mes de noviembre del 36, cuando el general Mola comenzó sus ataques a Madrid, algunos batallones fueron desplazados con urgencia a las afueras de Madrid para defender la capital. El Batallón Galán con las Milicias Taurinas, con Litri II, Fortuna Chico y los otros toreros y novilleros fueron enviados a la Casa de Campo, entrando en combate el 9 de noviembre. Poco después la columna de galán pasó a defender el sector de Humera-Pozuelo. Es evidente que con toda esta experiencia acumulada en el frente, los milicianos de la columna Galán fueron cogiendo un alto grado de veteranía en el combate. Algunos de sus oficiales empezaron a ganarse la confianza de sus jefes que les fueron dando paulatinamente mayor responsabilidad y protagonismo en el mando de tropas. Los toreros del sindicato se habían ya convertido por derecho propio en fuerzas regulares del Ejército Republicano.  Tres meses después de haber comenzado la guerra se creó el Ejército Popular de la República y comenzaron a militarizarse los batallones que integraban el 5º Regimiento, entre ellos el Batallón Galán o de los Toreros, que formaron parte de la 22 Brigada Mixta, una unidad que se organizó en Gandía en noviembre del 36 bajo el mando del recién nombrado comandante Francisco Galán, que se llevó consigo a una parte de jefes y oficiales de su ya veterana columna. Por esta razón la mayoría de oficiales de la 22 Brigada procedían del frente de Madrid. Galán los eligió por su experiencia, valentía y dotes de mando en los combates  que tuvieron lugar al inicio de la guerra en Somosierra. Esta nueva unidad fue enviada al frente de Teruel. 

La 96 Brigada Mixta del Ejercito Popular, conocida como La Brigada de los Toreros se formó el 18 junio de 1937 en Murcia, y se le llamó así porque buena parte de los mayores y capitanes que pasaron a dirigirla eran antiguos novilleros y toreros que procedían de la 22 Brigada y está a su vez del Batallón Galán y las “Milicias Taurinas”.  La Jefatura de la brigada correspondía al mayor de milicias Luis Prados Litri II y ocupó este cargo hasta final de la guerra en el frente de Teruel donde se libraron muy duras batallas. Las acciones heroicas de guerra de eta Brigada de los Toreros durante todo el conflicto en este frente, no pasaron desapercibidas a los máximos responsables del Ejército de Levante ni al propio Gobierno de la República,  así que el 2 de junio de 1938 el Cuartel General de la 39 División recibió la visita del general Vicente Rojo, Jefe del Estado Mayor Central, acompañado del general jefe del Ejército de Levante, Juan Hernández Sarabia,  que felicitaron el comportamiento de la Brigada en el campo de batalla por su abnegación y heroísmo, y pocos días después el Gobierno de la República les concedió, de manos de su presidente el Doctor Negrín,  el Distintivo del Valor a esta División cuya columna vertebral estaba mandada por el mayor Luis Prados Litri II.
La guerra siguió su transcurrir favorable al bando Nacional y así vemos que dos días ante de acabase el conflicto armado, que concluyó el 1º de abril de 1939, los hombres de la 96 Brigada Mixta recibieron la orden de que tenían que entregarse al enemigo. Al día siguiente, al despertar, los soldados se dieron cuenta de que los principales jefes de sus unidades, mayores, comisarios y capitanes, habían huido dirección a Alicante. La tropa de la 96 Brigada salió de sus trincheras y parapetos y se rindió a los soldados nacionales. Mientras tanto, en la provincia de Murcia, Luis Prados Litri II, Juan Mazquiarán Fortuna Chico y otros jefes y oficiales de la brigada eran capturados  cuando iba camino de Cartagena para embarcarse rumbo a Argelia.
(Continua mañana)
                                    En la imagen Diego Mazquiarán "Fortuna Chico"






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.