domingo, 16 de diciembre de 2012

TENTADERO EN MADROÑIZ : MIGUEL ÁNGEL MORENO LO BORDA CON CINCO VACAS DEL HIERRO DE ANTONIO ARRIBAS


Las figuras prefieren tentar vacas con años, por aquello de que no permiten errores, que las habituales becerras que son mas tolerantes. Y desde que el ganadero José García Guillén (Madroñiz) adquirió la vacada completa de Antonio Arribas no cesa de tentar las vacas de vientre procedentes de este hierro. Por la finca han pasado figuras como Perera, Ferrera, Pepín Liria, etc. y todos han tenido la oportunidad de calibrar la clase y nobleza de este ganado. Y también, como no, la exigencia, al tener mas desarrollado el sentido. Por eso el torero tiene que concentrarse al máximo. No perdonan fallos.
Esta tarde se han tentado cinco vacas de entre diez y doce años, y el encargado de hacerlo ha sido el novillero lorquiano Miguel Ángel Moreno auxiliado en estas labores por el novillero sin caballos de Ceheguín, Juan Francisco Fernández de la Torre, un chaval muy apañado y decidido. Un tandem que ha funcionado a las mil maravillas.
Las cinco vacas han sido extraordinarias, destacando sobre todas las tentadas en cuarto y quinto lugar. Dos animales que han exigido muchísimo por su condición de bravas. Ante estos animales no vale darse coba. El bravo de verdad te da categoría o te quita de esto.
Para probar la bravura, el ganadero ordenó que se pusieran justamente al otro lado de la plaza y desde allí se veían galopando al caballo. Asi entrando hasta seis veces. Embistiendo abajo y empujando con los riñones.
Y con este material, el joven Moreno, ha estado genial. A la altura que el ganado pedía. Ha sabido enseñarles a embestir y ha sido un placer ver como seguían a los vuelos de la franela humillando y pidiendo mas. No querían nada mas que muleta hasta el punto que el novillero se retiraba, despues de series de diez o doce muletazos para darles descanso, y no lo dejaban ni colocarse. Veían la muleta y se veían de lejos como un disparo. Que maravilla.
Infinidad de muletazos con ambas manos, con profundidad, gustándose, con clase y sentimiento. Fue un derroche de buen hacer. Variedad y cantidad toreando siempre con mucho gusto, sin faltar adornos, incluyendo hasta la simulación de la suerte suprema.
Tarde para no olvidar, con el ganadero muy contento y los toreros satisfechos porque habían podido entrenarse con ganado que al menos que te descuides te piden la cartera.- L.R.G.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Opine con toda libertad pero por favor....si me va a dejar un insulto le ruego que se ahorre el trabajo pues el mensaje no lo vera nadie, ya que inmediatamente lo elimino. Gracias por visitar mi blog.